Por el recuerdo de un gran cientifico

Estimados Señores

Durante la adolescencia y cuando estudiaba ingeniería, el Dr. Carl Sagan representaba para mi, el arquetipo de un científico, Docente y divulgador de ciencias por excelencia. Todavia recuerdo sus explicaciones sobre nuestra presencia en el cosmos, la teoría de la relatividad, y muchos más momentos que impactaron en mi mente joven sobre los profundos avances de las ciencias y tecnologías. El Libro “El Cerebro de Broca”, continua en mi biblioteca personal, y lo he leido en más de una oportunidad. Un texto tan eclectico, tan bien orientado a la aclaración de una personalidad tan compleja como la del Dr. Broca; abrio mi mente a un grado de mayor tolerancia hacia un saber distinto, una definición de vida diferente; y confirmo para mi cuan atrapados estamos en nuestra telaraña de espacio-tiempo. Al morir el Dr. mi primera imagen fue su sonrisa y esas ganas infatigables de aprender, que ha servido en más de una oportunidad para alentarme a continuar en mi vida de docente universitario. Tambien pense que injusta que es muchas veces la vida, que alguien tan poderosamente positivo ya no estuviese con nosotros, mientras tantos personajes dantescos pupulan a nuestro alrededor, provistos de la mayor salud. Se que el forma parte del universo, y es consciente de todo lo que hizo, y como influyo en un mar de gente desconocida, entre las cuales me cuento. Nosotros en Argentina hemos podido tener personalidades como el Dr. Favaloro, que tanto hizo por la humanidad y aumentar la luz entre tanta oscuridad de la ignorancia. Gente como el Dr. Sagan, y nuestro Dr. Favaloro hacen que este mundo sea un poco mejor, más sabio y con predominancia del amor al conocimiento.

Muchas Gracias

Ing. Aguilera Sergio Omar (MBA-MPE)
Prof. Sistemas Operativos
Fac. Tecnología Informática
Univ. de Belgrano